Diario de diálisis

Crónicas, reflexiones y sentimientos de un paciente que comenzó un tratamiento de diálisis

Archive for the ‘Crónicas’ Category

SEGUÍ PARTICIPANDO

Posted by Alejandro Marticorena en Lunes, 23 febrero, 2009

Este año al parecer se viene “con tutti”. Ayer a la mañana me desperté a eso de las 11:30, fui al baño y, por esas cosas inexplicables que tiene la vida, inmediatamente se me ocurrió encender el celular. La pantalla mostraba un cartelito que decía “Nuevo mensaje de voz“. Me extrañó que alguien me llamara un domingo a la mañana. Lo primero que pensé es que sería una llamada equivocada.

No era equivocada. Era el doctor Walter Bonfanti, del Hospital Italiano de Buenos Aires, quien llamaba para informarme que estaba en operativo de trasplante.

La expresión “fue como un baldazo de agua helada” es lo que más se aproxima a la descripción de lo que sentí. Eso, y la más criolla “se me subieron los huevos a la garganta” creo que completa el panorama.

No es fácil recibir una noticia así a cinco minutos de despertarse. Recuerdo que la desperté a mi mujer y le hice escuchar el mensaje, a ver si escuchaba lo mismo que yo. La incredulidad a veces nos hace desconfiar de nuestros propios sentidos.

Y es que el día 13 (dos días después del llamado que comenté en el post anterior) recibí la carta del INCUCAI informándome que entraba en lista de espera para trasplante renal. Y ayer, 22 del mismo mes (o sea, apenas nueve días más tarde) viví el primer operativo de trasplante. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Posted in Crónicas, Donación de órganos, Temas relacionados, Trasplante | Etiquetado: , , , , , | 12 Comments »

DESDE ESTAS HERMOSAS PLAYAS…

Posted by Alejandro Marticorena en Sábado, 31 enero, 2009

Vista de Mar del Plata al atardecer

Vista de Mar del Plata al atardecer (la foto no es mía)

Escribo estas líneas como para dar señales de vida. Estoy en vacaciones, en la ciudad balnearia de Mar del Plata, y en este preciso instante estoy escribiendo desde la sala de diálisis del centro CENEMAR, de esta ciudad, sobre el que ya hablaré en futuros posts (bien, nadie se asuste) y hasta ilustraré, ya que he sacado fotos del lugar y la verdad que está muy lindo.

Una de las cosas que más me impactaron de este centro es la ubicación. Baste con decir que estoy a un metro de un enorme ventanal desde el que se ve el océano Atlántico en toda su extensión, distante a unos escasos 50 metros, avenida Félix U. Camet mediante. En este momento mi pasatiempo (cuando no trabajo con la laptop) es ver cómo rompen las enormes olas que hay hoy contra una escollera de piedras, a unos 200 metros de mí. La verdad que dializarse así da gusto: ojalá todos tuvieran la oportunidad de dializarse con semejante panorama ante los ojos. Lee el resto de esta entrada »

Posted in Crónicas, Diálisis | Etiquetado: , , , , , | 2 Comments »

LA SAGA DEL TRASPLANTE, II

Posted by Alejandro Marticorena en Miércoles, 10 diciembre, 2008

Habíamos quedado en que si quería trasplantarme en el Hospital Alemán debía pagar 14.000 pesos (casi 5.000 dólares) de mi bolsillo porque mi obra social, ASE, Acción Social de Empresarios, argumentaba estar obligada a cubrirme sólo el presupuesto más barato de los tres que me pedían, entre los que, obligatoriamente, debía estar el de un hospital público. Artimaña, como queda claro, orientada sólo a reducir sus gastos, mantener ciertos ratios de rentabilidad y pensar más con lógica empresaria que con criterio médico y en función de sus afiliados, cuyas cuotas la financian.

El poder de la ley

Muchas veces he hablado pestes de mis padres. Quienes mejor me conocen saben las cuitas que tengo con ellos (más con mi padre que con mi madre) y los reclamos que les he hecho por lo que considero faltas de su parte. Pero, como suele pasar, la verdad es mucho más compleja. Me han dado mucho, de todas formas, y quizás los hijos siempre, siempre, sintamos que los padres nunca nos dan todo lo que necesitamos de ellos. Sin embargo, debo decir que cuando se enteraron de este problema los dos se ofrecieron, cada cual a su turno, a pagarme esa diferencia que los muchachos de ASE argumentaban no estar obligados a cubrir.

Reconozco que estuve a centímetros de aceptar sus ofertas. Pero algo dentro de mí se rebeló un día, quizás como consecuencia de algo que me viene más (mucho más) de mi madre que de mi padre: pelear por la justicia. Me dije “no puede ser que te entregues así sin pelear, deberías sentir vergüenza de vos mismo. ¿Qué le vas a contar a tu hijo cuando te pregunte por qué no averiguaste si hay algún instrumento legal que te ampare?Lee el resto de esta entrada »

Posted in Crónicas, Sobre Trasplantes | Etiquetado: , , , , , | 8 Comments »

POST-OPERATORIO (IV)

Posted by Alejandro Marticorena en Martes, 29 julio, 2008

Autor de la foto: Lucid Nightmare, Flickr.com

Hacia la noche de ese mismo día digamos que mi paciencia comenzaba a dar fuertes señales de agotamiento. Desde (aproximadamente) las 10 de la mañana del día anterior estaba en esa misma cama, casi en la misma posición y viendo prácticamente las mismas cosas de la misma habitación. Y por más que uno se ha ejercitado en estas cosas de la paciencia (gracias a la diálisis, justamente) uno es un ser humano, y necesita de vez en cuando un cambio de ambiente.

Pero resultó que cuando pregunté acerca de mi traslado a una habitación común me desayuné con la novedad de que no había lugar en el Sector 9, que era –como dije antes– el sector del hospital donde están las habitaciones “aptas conectividad”… pero no conectividad con Internet, sino con las máquinas de diálisis. Lee el resto de esta entrada »

Posted in Crónicas, Reflexiones | Etiquetado: , , , , | 5 Comments »

POST-OPERATORIO (II)

Posted by Alejandro Marticorena en Miércoles, 18 junio, 2008

Resultó que las hojas de palmera que veía desde mi cama eran, claro, de una palmera, ubicada en el patio central del hospital, al que daba la ventana de la sala de terapia intermedia en la que estaba.

Estuve bastante tiempo allí. Creo que pocas veces estuve tanto tiempo en un mismo lugar sin poder moverme, ni siquiera para bajar de la cama. Desde más o menos las 10 o 10:30 de la mañana del martes 6 (es decir, cuando me sacaron del quirófano) hasta casi las 19:30 del día siguiente cuando, gracias a los buenos oficios de una de las enfermeras, consiguieron trasladarme a una habitación común, aunque no en el Sector 9 porque allí no había lugar. Lee el resto de esta entrada »

Posted in Crónicas, Temas relacionados | Etiquetado: , , , | 1 Comment »

POST-OPERATORIO (I)

Posted by Alejandro Marticorena en Lunes, 9 junio, 2008

Levantarse a las 5:30 AM, bañarse rápidamente y chequear que los bolsos contengan lo que deben contener (sobre todo controlar ropa interior, cepillo de dientes y dentífrico) parece el inicio de un relato de viaje. Pero en este caso fue lo que hice ni bien me levanté la mañana del 6 de mayo pasado, día en que fui operado de glándulas paratiroides en el Hospital Alemán.

Poco más de tres cuartos de hora después estábamos, mi esposa Lucía y yo, haciendo una suerte de “check-in” (no en vano en los hospitales también se habla de “hotelería”) ante un empleado con mucho aspecto de teutón en la planta baja del citado hospital.

Me asignaron la habitación 900. El “Sector 9” (denominación que pareciera el nombre de alguna serie televisiva) es la forma en que llaman en el Alemán a las habitaciones que disponen de “conectividad“, si se me disculpa la palabra muy “tecno”, para pacientes en diálisis. Una habitación (y un sector) construido hará unos 40 años, aproximadamente. Nada lujoso pero -importante- limpio y organizado.

Un enfermero nos dio la información de rigor (horarios de desayuno, almuerzo, merienda, cena; rutinas básicas hospitalarias, etcétera) y me informó que vendrían a buscarme para llevarme al quirófano quince minutos antes de las 8 de la mañana. Me pidió que me quedara “como Dios me trajo al mundo”, incluyendo relojes, pulseras y todo eso, y nos dejó a Lucía y a mí para que nos aclimatemos. Lee el resto de esta entrada »

Posted in Crónicas, Temas relacionados | Etiquetado: , , , , | 9 Comments »

ACÁ ESTOY OTRA VEZ (O REFLEXIONES POST-OPERATORIAS)

Posted by Alejandro Marticorena en Domingo, 11 mayo, 2008

Cansado, medio embotado, harto de estar quieto y encerrado en habitaciones diversas, con una sensación rara a mitad de camino entre el miedo y la expectación, y con muchas ganas de algo pero sin saber bien de qué, estoy nuevamente en casa, con mi mujer, mi hijo y mi madre.

Ahora son pasadas las seis de la tarde, hará dos horas aproximadamente que llegué y estoy escribiendo nuevamente desde mi PC (ordenador) en el comedor de casa ya que eso que llamo pomposamente “el estudio” (una habitación de servicio reconvertida en biblioteca con PC) aún está “cerrado por reformas”. Por pintura, bah.

Estoy con mucho sueño. No sé si será por la ansiedad previa a la liberación que significa el alta médica (anoche en el Hospital Alemán me habían confirmado que si los últimos análisis daban bien hoy me volvía) pero siento esa sensación de arena en los ojos que trae el cansancio, sobre todo el acumulado.

Lee el resto de esta entrada »

Posted in Crónicas, Reflexiones, Temas relacionados | Etiquetado: , , , | 17 Comments »

ESPERANDO LA CAMILLA (II)

Posted by Alejandro Marticorena en Miércoles, 16 abril, 2008

Finalmente puedo anunciarles con bombos y platillos que pocas horas atrás finalmente me informaron cuál va a ser la fecha de mi operación: el día martes 6 de mayo a las 8:00 AM tengo turno en el quirófano, en el Hospital Alemán de Buenos Aires. Menos mal que no fue un martes más tarde, porque si no hubiera tenido otro motivo más de “preocupación”: el siguiente es martes 13

Más allá de que pensé (y hubiera preferido) que fuese un poco antes, ya que tendrá que pasar el resto de esta semana y dos semanas completitas más, lo cierto es que me siento bastante más descomprimido. Noto que el estado de ansiedad casi permanente que me había invadido desde semanas atrás (y que me estaba haciendo comer vorazmente y aumentar de peso en forma consiguiente) ha disminuido sensiblemente desde que me dieron confirmación de la fecha de la operación. Lee el resto de esta entrada »

Posted in Crónicas, Temas relacionados | Etiquetado: , , , , | 6 Comments »

VACACIONES 2008 (IV)

Posted by Alejandro Marticorena en Martes, 25 marzo, 2008

Varios días más tarde de lo que hubiera querido, sigo adelante con mi relato sobre las vacaciones.

La mañana del domingo en Neuquén era fresca y apacible, como suelen ser en ese lugar. Habremos despertado a eso de las 9:00. Me sentía súbitamente optimista: al parecer la cena y las reparadoras horas de sueño habían servido para ahuyentar nervios y angustias.

Desayunamos en la planta baja del hotel (un desayuno bastante deslucido, a tono con el hotel entero, excepción hecha, claro, del precio que tuvimos que pagar por la noche) y luego fuimos, mi hijo Eliseo y yo, a buscar el auto al estacionamiento. Al llegar lo primero que hice, lógicamente, fue chequear si el radiador seguía perdiendo agua. Observé el suelo, abrí el capot y revisé cuidadosamente: no había caído ni una gota. “Mejor así”, pensé.

Ya frente al hotel cargamos el auto con las pocas cosas que habíamos utilizado para pasar la noche y salimos. Hice una última parada antes de salir para cargar nafta (y para comprar dos bidones de agua, por las dudas) y finalmente emprendimos la etapa final del viaje.

Como si nada

Arroyito, Villa El Chocón, Picún Leufú… las localidades y los kilómetros a lo largo de la ruta nacional 237 iban quedando atrás y mis ojos alternaban permanentemente entre dos puntos: el camino delante de mí y el indicador de temperatura del agua cuya aguja estaba clavada en el sector indicado como “normal”. Llegamos a Piedra del Águila y resolvimos almorzar algo allí. De paso, eso nos daría tiempo a que el motor se enfriase para poder chequear el nivel del agua. Lee el resto de esta entrada »

Posted in Crónicas, Diálisis | Etiquetado: , , , | 3 Comments »

VACACIONES 2008 (III)

Posted by Alejandro Marticorena en Lunes, 3 marzo, 2008

De modo que la situación parecía no poder ser peor. El auto perdiendo agua en cantidad considerable; peleado con mi mujer; faltando casi 500 kilómetros para llegar a Bariloche; al día siguiente no encontraría un taller mecánico ni pagando, y no sabía si podría dializarme el lunes.

Traté de poner la cabeza “en frío“. Lo llamé a mi padre desde el celular, siquiera para que estuviera al corriente de que si al día siguiente se hacían las 20:00 y no habíamos aparecido por su casa (donde nos hospedaríamos) existiría una poderosa razón para eso.

Le dije que estaba casi seguro que lo del agua se originaba en aquella vieja fisura en el radiador de la que meses atrás me había hablado mi mecánico diciéndome que no era grave y que yo, en el colmo de los olvidos, había omitido pedirle que chequeara cuando tres días atrás le había llevado el auto para ponerlo en condiciones para el viaje. Mi viejo trató de calmarme: me dijo que la pérdida podría deberse a un caño pinchado o una junta floja, sólo eso, o bien que, si era el radiador, quizás la pérdida no fuera abundante y me diera margen para llegar. Mientras lo escuchaba yo deseaba profundamente que tuviera razón. Quedamos en que lo mantendría al corriente y cortamos. Lee el resto de esta entrada »

Posted in Crónicas, Diálisis | Etiquetado: , , | 6 Comments »