Diario de diálisis

Crónicas, reflexiones y sentimientos de un paciente que comenzó un tratamiento de diálisis

POST-OPERATORIO (IV)

Posted by Alejandro Marticorena en Martes, 29 julio, 2008

Autor de la foto: Lucid Nightmare, Flickr.com

Hacia la noche de ese mismo día digamos que mi paciencia comenzaba a dar fuertes señales de agotamiento. Desde (aproximadamente) las 10 de la mañana del día anterior estaba en esa misma cama, casi en la misma posición y viendo prácticamente las mismas cosas de la misma habitación. Y por más que uno se ha ejercitado en estas cosas de la paciencia (gracias a la diálisis, justamente) uno es un ser humano, y necesita de vez en cuando un cambio de ambiente.

Pero resultó que cuando pregunté acerca de mi traslado a una habitación común me desayuné con la novedad de que no había lugar en el Sector 9, que era –como dije antes– el sector del hospital donde están las habitaciones “aptas conectividad”… pero no conectividad con Internet, sino con las máquinas de diálisis.

Cuando ya eran aproximadamente las 19:00 y estaba prácticamente resignado a pasar otra noche en la sala de terapia intermedia, una enfermera vino a darme una de las mejores noticias que había escuchado (al menos en las últimas 72 horas). Me dijo “recién llamé a administración y justito me enteré de que se produjo una vacante, así que se va en un rato”. Por unos segundos creí estar frente a un ángel. No sé qué sentirá un preso al momento de salir en libertad, pero estoy seguro de que en algo debe parecerse a lo que yo sentí.

Silencio

Autor de la foto: Emiliag, Flickr.com

Así fue como una media hora después abandonaba la bendita sala de terapia intermedia, y me trasladaban a las modernas habitaciones del primer piso.

Una de las primeras cosas que disfruté –como se dice habitualmente– “a pata suelta” fue la tele. Después de tanta inmovilidad, tener horas de ocio, una pantalla delante y un control remoto en las manos se me antojó por un momento como equivalente al paraíso.

Eso, y a renglón seguido… la comida: si hay algo que me parece especialmente elogiable de la hotelería (muy buena hotelería) del Hospital Alemán de Buenos Aires fue precisamente la cuestión gastronómica que, quienes me conocen lo saben de memoria, para mí es un asunto vital. La fórmula “comida de hospital”, que se usa habitualmente para designar preparaciones dignas de olvido era, en ese establecimiento (al menos en mi experiencia) un completo contrasentido. Amén de lo sofisticado de ciertas preparaciones –para tratarse de un hospital, por lo menos: pensemos, por ejemplo, en muslo de pollo con salsa de ciruelas y vegetales al vapor– se destacaba también la puntualidad del servicio, la pulcritud y la amabilidad de las mucamas.

Además, la habitación, sin ser especialmente grande, tenía ni más ni menos que las comodidades necesarias: una amplia ventana, que permitía el paso de buena luz; un baño bastante moderno (eso sí: con algo de olor a humedad); la cama era muy cómoda; había un confortable sillón (que podía transformarse en cama de ser necesario)…

Greencolander, en Flickr.com

Autor de la foto: Greencolander, Flickr.com

En suma: entre el jueves y el sábado por la tarde, cuando finalmente me dieron el alta, fueron los mejores días que pasé ahí. De no ser por la imposibilidad de salir a la calle a pasear, los controles a las 8 de la mañana, las medicaciones y esas cosas que se viven cuando uno está internado, bien podría haberse tratado de unas módicas vacaciones en algún hotel interesante.

El sábado, luego de la visita de uno de los médicos de guardia, me dieron el alta. Era una tarde templada y en la calle no había particularmente mucho tráfico. Sin embargo puedo recordar aún (pasaron casi tres meses) que todo en la calle me pareció acelerado. La gente, los autos, todo. Era como estar viendo una película de las épocas de Chaplin.

Recuerdo, poco antes de entrar a mi casa y reencontrarme con mi hijo (el reencuentro más ansiado de toda esa semana) que pensé en la paradoja de que cinco días antes no quería entrar al hospital, y ahora que volvía a la calle, al afuera, a la realidad, quizás llegara a extrañar la apacible tranquilidad que se vivía en ese forzado encierro, con rutinas y horarios estipulados, un ambiente previsible y estéril y la seguridad de estar controlado a toda hora.

Pero ya es sabido: el ser humano necesita de las rutinas tanto como llega a aborrecerlas. 24 horas después, ya me había habituado otra vez al mundo exterior.

Por suerte. No sirvo para vivir encerrado.

Anuncios

5 comentarios to “POST-OPERATORIO (IV)”

  1. CARMEN RIOS said

    Mi querido amigo no deje mucho tiempo sin escribir hace falta.Me alegra que este bien,un saludo a tu esposa e hijo.Sabes me estan preparando para la operacion,me estoy haciendo unos estudios,los valores los tengo en 750,pero mi problema es mas que todo con piernas y rodillas,ya estoy usando la silla de ruedas,pero solamente para mis dialisis,yo no quiero darme por vencida,eso es para derrotados y flojos.cuando ya este preparada,para la operacion te escribo.Varios de mis compañeros los han operado y disen que se les ha quitado los dolores en los huesos,pa lante la vida es bella,y cada dia que pasa,ese dia sera mejor que el otro.besos y un gran abrazo.carmen.rios.maracaibo.venezuela

  2. Alejandro… Como escribi antes Martin, perdon..
    Escribi unas notas para vos en la publicacion bendita dialisis, soy luciana la hija de Clara, mi mama
    No sabia si te llegaria aquel mensaje dado que es un poco lejano aunque lo que ahi te cuento no lo es ni nunca lo sera para mi… Por favor buscalo, leelo y contestame… Perdon por lo de martin pero para mi y desde que mama te conocio siempre fuiste martin. El amigo periodista de mama
    Un beso
    Lu

  3. Alexandra Varela said

    ¡¡Hola Alejandro!! Sólo quería decirte que me enganché leyendo este diario tuyo que me parece maravilloso y logró emocionarme. Más allá de que estés relatando una experiencia propia, creo que será de suma utilidad para tantas otras personas que tienen que atravesar la misma situación. Yo no estoy muy bien de salud hoy pero no pude dejar de continuar leyendo todo tu periplo hasta aquí. Si hubiera sabido antes que estabas en el Aleman hubiera ido a verte. Estoy muy cerca. Ojalá este diario tuyo sirva para llevar algo de luz a tantas personas en la misma situación. Te felicito desde el fondo de mi corazón.
    Un fuerte abrazo.
    P.D.: De ahora en más, volveré para leerte cuando actualices.

  4. Respuesta al comentario 3. Hola, Alexandra. Muchísimas gracias por los elogios, realmente me hicieron mucho bien. ¿Dónde es que estás? Yo sigo yendo al Alemán, los lunes, miércoles y viernes de 12:00 a 16:00. Cuando quieras pasar a verme simplemente avisame y combinamos. Un beso grande y gracias de nuevo.

    Alejandro Marticorena.

  5. Jonanna V. said

    HOla como estan, la verdad es q mi situasion es esta,,, Yo tenia un tumor pequeno en la parte derecha de la tiroides,, era notorio yo fue a un medico general,y me dijo q tenia q hacerme ver con un clinico o sea el especialista,, la verdad me fui a ser ver en Solca CUENCA, ecuador, y tube la sita con un clinico , me examino y me dijo q iba a sacar una muestra , me inserto la aguja y me saco la muestra, me dijo ese mismo dia q me operaba en tres semanas.YO le pregunte sera maligno o benigno, el doctor respondio no sabemos, pero el dia q la intervengamos sabemos todo, con los resultados de la biocsia, o sea el analisis del liquido q me sacaron,,Bueno me operaron,,a mi esposo le digieron, q sacaron el bosio lado derecho , y q dejaron la glandula izquierda,,porque esta estaba haciendo la funcion de la derecha..MI pregunta es q clase de tiroides es la mia la hipo o la hiper..se q hay dos clases.. la ultima ves q fui me dijo el doctor con los examenes tumorales q todo estava dentro de lo normal..lo unico q me mando fue supradin q es vitaminas.porq le dije q me sentia cansada, y q me arden los ojos pero al rato de ir a la cama no me da sueno, eso me mando el doctor, haciendo una cara de lado a lado tome eso, no tiene como quien dice nada,, pero a mi me preocupa porq no me ha dicho usted tiene esto alimentese asi,, no dicen nada. como q la operacion fue un experimento,,y usted como especialista como me puede ayudar q recomendaciones me sugiere..porq los q me operaron fueron ucologos o sea los experton en cancer,, yo tengo 28 anos y soy joven para padeser de esto,, escribame lo mas pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: