Diario de diálisis

Crónicas, reflexiones y sentimientos de un paciente que comenzó un tratamiento de diálisis

SOBRE EL CASO DE MARÍA TEODORA VILA

Posted by Alejandro Marticorena en Viernes, 31 agosto, 2007

En el post anterior decía que el caso de la madre de Daniel Esteban, María Teodora Vila, me había hecho sentir algunas cosas y pensar otras.

Sobre las que sentí ya dije algo. Ahora vendría el decir aquello sobre lo que pensé.

Y antes de ponerme a escribir me pregunto si se diferencian en mucho. Creo que no.

Pero primero creo que bien vale la pena citar directamente lo que dijo Daniel cuando nos informó que falleció su madre.

“No tengo buenas noticias. Mi mamá falleció en la madrugada del Sábado 25/08/07 a las 02.30 hs. Ella ilusionada que habíamos conseguido la droga que necesitaba…no la pudo esperar….no llegó.
El jueves a la noche conseguimos la droga…cada dosis (ella necesitaba 4 mínimo) salía $ 11.600.- lo que equivale al valor de un pequeño departamento de 1 ambiente…pero el médico nos confirmó en el mismo momento en que le llevaba la noticia que ya no tenía plaquetas y que era en vano …le quedaban horas… tenía 54 años y un montón que dar…”

Cuando yo nací, María tenía 12 años. A veces creo que es importante hacer estas comparaciones. A mí, al menos, me pasa que ni bien me cuentan un caso como el de María se me viene a la mente una mujer anciana. De 75 u 80 años. O más.

No: María tenía sólo 12 años cuando yo nací. Yo tengo 42, para quien no tenga ganas de hacer la cuenta. Y María tenía sólo 54 años cuando falleció. Y me pregunto (Daniel podrá corroborarlo o desmentirlo) si ella hubiese vivido más si el costo de cada dosis de esa droga no hubiese equivalido al de “un pequeño departamento de un ambiente”, como decía él. Porque tiendo a pensar que el costo de ese medicamento fue lo que hizo que fuese difícil de conseguir y que, por lo tanto, llegara cuando ya “era en vano”: basta seguir la historia que el propio Daniel fue contando para deducirlo (desde aquí se puede comenzar ese recorrido).

¿Qué hubiera pasado? ¿Realmente hubiese vivido más si la droga que necesitaba la madre de Daniel hubiese sido más (mucho más) barata?

No sé por qué todo me empuja a pensar que sí. Repito: no sé, a estas alturas, si el caso de la mamá de Daniel se ajusta a lo que estoy diciendo. Pero eso que me empuja a pensar que sí es lo mismo contra lo que a veces me enojo a muerte: la realidad (sobre todo económica) en la que vivimos.

Esa realidad en la que mucha gente se muere por culpa del precio de ciertos medicamentos. Medicamentos que, porque son tan caros, no hay obra social ni sistema de salud que “banque” (aguante, proteja, para los no rioplatenses) a quienes los necesitan.

Algo muy primario en mí siente odio por un sistema, una economía, una política, un país, una realidad, un mundo que deja que cosas así sucedan. Porque no deberían suceder. No pueden suceder. No puede ser que alguien se muera porque no puede (o porque nada puede) pagar un remedio. Y el caso de María es, en algún punto, un extremo del “arco”. Hablamos de un medicamento que es, objetivamente hablando, caro. Más de 11.000 pesos. Casi 4.000 dólares. Pero hay gente, más pobre, más “expuesta” a esta realidad, que se muere por mucha menos plata. Gente que, podríamos decir irónicamente, “vale” mucho menos. Gente que el sistema deja tirada del otro lado de la puerta. Del lado de afuera, y del lado de abajo, justo por donde pasan las ruedas de la realidad.

Será muy extremo y parecerá muy “zurdo” (izquierdista, comunista, para los no rioplatenses) decirlo así. Pero si hay gente que se muere por “culpa” del precio de un medicamento estamos en presencia de un sistema económico, en algún punto o en todos, “asesino”. Un sistema económico asesino porque, de no ser por ese precio, esa persona aún viviría. O sea: si el precio es producto del sistema económico, y si la desaparición de tal precio permite la continuidad de una vida (o muchas), se concluye que el sistema económico es culpable de asesinato.

No inventé nada. Sólo un silogismo seguramente parecido al que usan los abogados para argumentar por qué alguien es acusado de asesinato, por ejemplo.

María tenía 54 años “y un montón que dar”.

Siento una bronca oscura, amarga, inútil. María ya falleció y ya no hay nada que hacer.

¿Ya no hay nada que hacer? ¿Estamos seguros? La toma de consciencia, ¿no será un primer paso para que algo comience a cambiar?

Anuncios

2 comentarios to “SOBRE EL CASO DE MARÍA TEODORA VILA”

  1. Lima said

    Hola Alejandro…yo por aca ahora.
    Que sentimiento de tristeza me ha dado leer esto, yo no he leido todo lo referente a la historia de Maria, la madre de Daniel, pero ya lo hare. No sabia que ella necesitaba esas costosas medicinas, solo supe de la sangre que necesitaba.
    Aca en Chile los medicamentos son igual de caros y es mas al parecer ustedes los tienen harto mas baratos que nosotros, ya que se de mucha gente que encarga a familiares o amigos o bien prefieren ir a comprarlos ellos mismos (aprovechan de pasear) porque sale mucho mas a cuenta, hace unas semanas alguien encargo un mdicamento que aca salia $63.000 (pesos chilenos) y alla estaba a $25.000 (pesos chilenos tb).
    Que injusticia es que algo tan importante como un mdicamento no este al alcance de todos quienes lo necesitan. Hasta ahora nunca he tenido que pasar por la presion de necesitar algo que me es inalcansable, pero no se que vaya a pasar mas adelante, mucha sveces pienso en eso y me angustia.
    Aca en Chile tenemos el AUGE que es un plan de salud del Estado que tiene poco mas de 50 patologias incorporadas, este plan supone que dichas patologias seran tratadas de manera gratuita, cubre consultas medicas, examenes y medicinas, pero al parecer solo las medicinas mas baratas…por lo menos asi ha ocurrido en mi enfermedad, las medicinas mas caras las he tenido que comprar. Y si es asi en esta patologia imagino que sera asi tb en las demas y de alli paso a imaginar cuantas personas y familias estaran con serios problemas para comprar algun medicamento necesario y a cuantas personas les ira a ocurrir como a Maria…
    Es necesario que se tome conciencia al respecto. A mi me da mucha rabia pensar en esto y contraponerlo a cuanto ganan los futbolistas importantes de cada pais…(no se si te gusta el futbol, si es asi perdon por hablar mal de cierto aspecto de el), pero me imdigna saber que por solo correr detras de una pelota, que mas encima es una entretencion para ellos, puedan llegar a ganar millones de pesos, asi tb los directores tecnicos, entrenadores o lo que sea. Mientras muchos mueren por no tener los medicamentos necesarios. Con el sueldo de un mes de un futbolista importante ya se podrian salvar varias vidas.
    Es increible como las cosas en nuestro mundo han llegado a tamaña desproporcion…¿podran ser cambiadas algun dia?…¿llegara a ser este sistema economico condenado por “asesino”?…
    Un abrazo
    Pati

  2. Diana said

    Hola! soy de Costa Rica y buscando un libro de música que se llama “¿dónde está la María Teodora?”, me encuentro con este caso.
    En nuestro país los medicamentos son gratuitos y pagados por el Estado, por el momento, ya que acaba de entrar el TLC con EEUU.
    Es un tema que realmente me preocupa, en cualquier momento, con esto de las patentes, puede afectarnos a nosotros(Costa Rica).
    El los artículos 15.9 y 15.10 del capítulo del propiedad intelectual del TLC, diseñados por las transnacionales farmacéuticas y agroquímicas, intentan imponerle a Costa Rica nuevas reglas de propiedad intelectual que exceden los compromisos de la OMC. Estas nuevas reglas exceden lo normado en el NAFTA y en la legislación interna de EEUU. Ningún país del mundo se ha desarrollado con este tipo de reglas ya que implica un costo económico y social demasiado pesado para países en vías de desarrollo. La aplicación de estas normas inventadas para prolongar monopolios privados en medicamentos esenciales va a romper el modelo de cobertura total de la Caja Costarricense del Seguro Social y resultar en enfermedades no resueltas y muertes prematuras que pudieron haber sido evitadas.
    Aún me cuesta asimilar lo de que un medicamento sea tan caro y se mueran muchísimas personas por esto.
    Definitivamente somos un mundo egoista y debemos crear conciencia, tengo 18 años y me falta mucho que vivir, pero con casos como estos, mi visión del futuro es una basura de mundo, vida de miseria, hambre, enfermedad, etc.
    Qué desilución!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: