Diario de diálisis

Crónicas, reflexiones y sentimientos de un paciente que comenzó un tratamiento de diálisis

“PARA EL DONANTE QUE LO MIRA POR TEVÉ…”

Posted by Alejandro Marticorena en Miércoles, 30 mayo, 2007

Logo del Cuando comencé con Diario de Diálisis, en agosto de 2006, nunca pensé que la cosa daría para hablar, acá, de un “reality show”.

Pero la realidad muchas veces supera a la ficción. Hoy me enteré, por mi mujer y por mi amigo Eduardo Betas, de que Telenoche, el noticiero de Canal 13 (para los no argentinos: uno de los de mayor audiencia en la televisión abierta argentina) difundió una noticia que está dando la vuelta al mundo.

Y es que en Holanda van a emitir, el próximo viernes, un “reality show” que deja a los detractores de Gran Hermano como a tontos que no tienen nada mejor de qué preocuparse.

La cosa es así: de un lado, hay una mujer de 37 años con una enfermedad incurable. Del otro, tres personas que necesitan un trasplante renal para seguir viviendo. Estos “aspirantes” concursan en el “reality”, y la que decide quién se queda con el riñón es, justamente, la enferma terminal. Que no lo decide sola, claro: recibirá la ayuda del público vía llamados y mensajes de texto por celulares.

La imagen de arriba es el logo del programa, cuyo título traducido al castellano sería “El gran show del donante”. Nótese la “o” de “show” en forma de riñón. Un alarde de imaginación creativa.

La polémica

Claro, yo escuché esto, cuando Eduardo me lo contaba, y le decía que si el objetivo es concientizar sobre la importancia de la donación de órganos, la iniciativa me parece bárbara. Pero a mi juicio, y así, a priori, no parecería ser el caso.

Primero porque no me parece que el concepto de “concursar” sea compatible con el de “donar”. El que resulte ganador, todo bien: habrá conseguido finalmente el ansiado trasplante. Pero, ¿qué pasa con los perdedores? Pongámonos en el lugar de ellos, porque todos los productos de Endemol apuntan siempre a entronizar y glorificar a gente que gana, que triunfa. Pero los perdedores, justamente, pierden. Generalmente, el premio, pero también la atención del público. Eso, cuando hablamos de 100.000 pesos, una casa, un auto o lo que fuera, bueno: al fin de cuentas son las reglas del juego.

Pero aquí hablamos, por un lado, de la muerte de una persona (se llama Lisa y tiene un tumor cerebral incurable: es la donante), de la calidad de vida de otras tres (los “concursantes – receptores”) y de dos que seguirán tal como están, habiendo tenido que soportar la exposición pública que significa aparecer en televisión ante millones de personas (no sé si en Holanda hay millones de televidentes, pero no sería de extrañar que partes del programa se difundan en todo el mundo, gracias a Internet y sitios como YouTube).

Se podría decir que nadie puso un revólver en la cabeza a los concursantes para que participen. ¿No? ¿Estamos seguros? ¿Su realidad, acaso, no los empuja a hacer algo que quizás hace diez años, o menos, jamás hubieran creído posible? ¿Estamos seguros de que no es la realidad la que les pone un “revólver” en la cabeza… o en los riñones?

Segundo que un acto de amor, como la donación, se torna algo violento, chabacano y hasta sucio (berreta, diríamos en la Argentina) cuando es objeto de espectáculo, como en este caso. Y máxime cuando el espectáculo incluye la competencia.

Se me antoja pensar en una suerte de circo romano donde los que compiten no son gladiadores por su vida ante el morbo de miles de romanos sedientos de sangre, sino que se expone a una enferma terminal a decidir a quién donará uno de sus riñones entre tres “gladiadores” que deberán demostrar cuán merecedores son del “gesto de amor” de Lisa, que se volverá “famosa” poco antes de morir, gracias a la tele. Y, claro, en medio de esto, cientos de miles (o millones) de televidentes juzgando, aconsejando a Lisa a quién donarle el riñón.

Tercero: la masividad en los votos de la gente no garantiza las cualidades del “vencedor”. En la tele (como en tantas cosas) las apariencias deciden. Y engañan. Ganará quien actúe mejor el rol de “buen tipo” (o tipa). Ganará quien mejor seduzca a las masas. Como siempre en los “realities”, la pose le gana al gesto espontáneo.

Y seguramente hay más argumentos en contra. Y quizás hay muchos a favor. Uno vino de parte (nada menos) que de Laurens Drillich, la presidenta de la BNN, la cadena televisiva holandesa que difundirá el programa, quien sostuvo (según Clarin.com) que “sabemos que el programa es controversial y algunas personas piensan que es de mal gusto, pero pensamos que la realidad es más chocante y de mal gusto: esperar por un órgano es como jugar la lotería”.

Creo que es un tema lindo como para debatir. Quienes pasan por este blog son, en su mayoría, pacientes en diálisis y, como tales, potenciales receptores de riñón. Me interesa conocer sus opiniones. Aunque no sólo la de ellos.

El debate está abierto.

Más información, en este link:

http://www.media-vida.net/vertema.php?fid=82&tid=286353

Anuncios

2 comentarios to ““PARA EL DONANTE QUE LO MIRA POR TEVÉ…””

  1. lina said

    esto es tremendamente macabro. es de lo más lamentable que he visto en mi vida. ¿dónde está la autorregulación del sector? ¿dónde está la ética de quienes estudiaron para ejercer el derecho y el deber de la comunicación? ¿dónde están los defensores de la teoría de la responsabilidad social en la comunicación? ¿por qué se deja todo al dinero?

    morbo.
    (Del lat. morbus).
    1. m. enfermedad (‖ alteración de la salud).
    2. m. Interés malsano por personas o cosas.
    3. m. Atracción hacia acontecimientos desagradables.

    contribuir a extenderlo no debe de ayudar mucho al progreso humano. todo es defendible con el argumento de la libertad de expresión y los criterio económicos con respecto a la audiencia. estamos ante una aberración con todas sus letras.

  2. JAVIER DE LA REGUERA said

    Hola, no tan solo es macabro sino desmotivante, esto va a fomentar el pensamiento del donante vivo relacionado, sea el pariente mas cercano al enfermo renal o no, de que si hay este tipo de ofertas para los enfermos que necesitan este vital organo, seria mejor no ser donante vivo “al fin los organos se consiguirian en programitas absurdos como este” tal parece que el grupo de genios de este evento no tienen nada que ver con la realidad de esta enfermedad catastrofica, yo tengo 32 años de trasplante renal y estoy bien gracias a la decision de mi hermano Luis de darme en vida uno de sus riñones sin esperar que otro tomara esa oportunidad de dar una mejor calidad de vida.

    JdelaR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: