Diario de diálisis

Crónicas, reflexiones y sentimientos de un paciente que comenzó un tratamiento de diálisis

DIÁLISIS ERAN LAS DE AHORA…

Posted by Alejandro Marticorena en Lunes, 26 marzo, 2007

Muchas veces escuché comentarios acerca de cómo eran las diálisis hacia inicios de los ochenta, es decir, a unos diez o quince años del comienzo de este tratamiento en la Argentina que, según pude averiguar, data de mediados o fines de los sesenta.

Y es que si hoy nos quejamos, hay que ver cómo la pasaban veintipico de años antes…

Bueno, por eso hoy tengo para que lean el testimonio de una lectora de hace varios meses de Diario de Diálisis, Cecilia Meson, quien se hizo eco de la nueva sección “Contá tu historia aquí“, al igual que Clara Camerano quien, dicho sea de paso, fue la primera lectora en dejar su historia para todos.

Los dejo entonces con la historia de Cecilia.

“Hola a todos:

“Les cuento un poco mi experiencia, que comenzó lamentablemente hace bastante.

“Me diagnosticaron IRC a mediados del ‘83, estaba cursando mi 5º año (3º de polimodal, para ser moderna) tenía 17 años. Se imaginarán el shock para mí y toda mi familia.

“Yo no conocía lo que era la diálisis, los trasplantes no eran tan comunes como ahora, realmente cuando los médicos nos explicaban mis opciones era como hablar de ciencia ficción. Vivíamos (como hoy) en Tucumán, así que se nos dificultaba todo aún más.

“Los seis meses siguientes fueron de viajes a Buenos Aires, internaciones, estudios, operaciones y demás… Lo “mejor” fue cambiar mi gira de egresada por seis días increíbles en el Instituto de Investigaciones Médicas.

“Lamentablemente todos los resultados solo confirmaban lo que ya sabíamos desde el principio: que mi única cura era un trasplante.

“Entré a diálisis en enero de 1984. Ahora, cuando pienso en esas primeras semanas, no sé cómo las superé. Las condiciones en los salones de diálisis eran lamentables; no se usaban materiales descartables; todo se usaba más de una vez, incluidas agujas y tubuladuras… Las máquinas no podían calcular el peso extraído así que era una lotería, se pueden imaginar los calambres, descompensaciones y demás. Era realmente un desastre. La anemia era muy difícil de manejar, no había ni hierro inyectable ni Hemax así que si lográbamos tener 20% de hematocrito era todo un acontecimiento. Por supuesto que como la mayoría de los que nos dializamos en esa época me contagié de Hepatitis C. No se la conocía y con las condiciones en las que nos dializamos era lógico el contagio.

“Así puedo enumerarles infinidad de detalles increíbles, en realidad siempre digo que si no me hubiera trasplantado al año y meses de entrar en diálisis no lo hubiera aguantado mucho tiempo más.

“Cuando a los 13 años de haberme trasplantado el riñón dejó de funcionar, por supuesto sabía lo que significaba: ¡volver a diálisis!

“Tenía recuerdos de los mareos, vómitos, cefaleas, anemia… Para mí, las diálisis eran sinónimo de estar mal todo el tiempo. Mi médico, por supuesto, me consolaba diciéndome que las condiciones habían cambiado mucho, que era otro mundo… la verdad, yo no le creía.

“Bueno, puedo decirles que es otro mundo… sé, como ustedes, que no es agradable ni por aproximación… ¡¡pero les puedo asegurar que las diálisis ahora en comparación con las de principios de los ‘80 son un carnaval carioca!!

“Yo, gracias a Dios, lo llevo bastante bien. Físicamente estoy compensada, la verdad me cuido mucho: aprendí que es la única manera de pasarlo mejor. Trato de hacer una vida lo más normal posible. Por supuesto que tengo mis limitaciones, pero trato de que no se note. No me gusta que me vean como una persona enferma, no me siento cómoda. Es muy raro que yo hable de mi enfermedad con personas extrañas. Sólo con amigos y mi familia. Por supuesto que los que me conocen saben que me dializo pero trato de que no sea un tema “tabú” ni mucho menos.

“El tema de un segundo trasplante tendré que pensarlo por un tiempo porque con mi Hepatitis C no me saben decir a ciencia cierta cómo se comportará el hígado con la inmunosupresión.

“El otro día leía unos de los mail que te mandaron, Alejandro, donde hablaban del miedo a un trasplante por la posibilidad de que sólo durase poco tiempo. En mi caso el trasplante me salvó la vida. Como les conté, las condiciones de mis diálisis eran terroríficas; en ese momento ni lo pensamos: hicimos todo lo necesario para llegar al trasplante, y me fue muy bien, me duró 13 años, no puedo quejarme. Para la época me duró mucho tiempo.

“Ahora las condiciones de diálisis cambiaron notablemente así como la medicación para evitar los rechazos de órganos así que en la elección del trasplante creo que lo primordial es la información, estar muy convencido del camino que se va a elegir, lo bueno es que ahora las diálisis te permiten mantenerte en mejores condiciones por más tiempo y se puede elegir con mayor libertad. Por supuesto que hablando de trasplante con donante vivo, porque esperar un donante cadavérico, sigue siendo un problema.

“Bueno espero que un poco de historia les sirva, sé lamentablemente que no es mucho consuelo saber que antes la pasábamos peor, solo quería contarles un poco mi experiencia.

Cuídense mucho.

Cecilia.”

Anuncios

3 comentarios to “DIÁLISIS ERAN LAS DE AHORA…”

  1. clara camerano said

    Hola Cecilia
    Muy conmovedor tu relato…cuanto que has pasado¡¡¡admiro tu fortaleza y gacias por,tu aporte y tu energia
    Clara

  2. estefania said

    hola cecilia:
    La verdad que agradesco tu relato para valorar un poco lo que avanzo todo y pensar que era peor…
    Yo hace un año que empece dialisis, con mis 22 años y es duro, pero no se que hubiera hecho en tu lugar…
    cuidensen.. besos!!!

  3. Cecilia Meson said

    Hola Estefania: Me imagino que debe haber sido muy duro empezar diálisis desde tan chica, bueno en realidad tenemos experiencias parecidas, gracias a Dios te tocó mejor época. No quisiera ponerme en consejera ni mucho menos para eso uno ya vive rodeada de médicos,pero si de algo te sirve me gustaría decirte que trates de cuidarte lo máximo que puedas, es la única manera de no pasarlo tan mal.Sos muy jóven y seguramente,aunque no sé tu enfermedad de base, hay posibilidades de trasplante y para eso tenes que estar en las mejores condiciones posibles. Tratá de adaptarte lo mejor que puedas,a mi por lo menos me sirvió no pelearme con mi enfermedad, no por eso dejar de buscar otras soluciones pero si tratar de llevarlo lo mejor posible.
    Te mando un beso grande.
    Gracias por contestarme, Cecilia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: