Diario de diálisis

Crónicas, reflexiones y sentimientos de un paciente que comenzó un tratamiento de diálisis

Posts Tagged ‘Hospital Italiano’

UN AÑO SIN DIÁLISIS

Posted by Alejandro Marticorena en Jueves, 19 julio, 2012

Hace un año a esta hora (son las 23:30 del 18 de julio de 2012 cuando comienzo a escribir este post) yo estaba en la unidad de terapia intensiva del Hospital Italiano de Buenos Aires, y hacía unas dos horas que había salido del quirófano, luego de cinco horas de intervención, tras las que recibí mi esperado trasplante de riñón, de donante cadavérico.

Fachada del Hospital Italiano de Buenos Aires sobre la calle Gascón 450

¿Por qué no escribí antes contando la experiencia del trasplante y la fenomenal noticia que significó para mi vida, puesto que lo busqué y lo esperaba? ¿Por qué tuvo que pasar exactamente un año para que escribiera algo aquí?

Realmente no lo tengo del todo claro. Veré si hablándoles (o escribiéndoles) se me ocurre…

Los posibles por qué de una ausencia (in)explicable

Quizás necesité hacer de cuenta (o convencerme de) que una página difícil de mi historia –los cinco años y ocho días que duró mi tratamiento en diálisis– había quedado atrás. Muy atrás.

Quizás necesité conectarme, durante este año que pasó, no ya con la máquina de diálisis ni con la realidad (que de todas formas sigo viviendo cada día) de ser un paciente renal… sino con la ilusión (repito, aunque no suene bien: la ilusión) de que volví a vivir una vida por completo normal. Que –me apresuro a aclarar– sí tiene mucho de “normal”, aunque no lo sea en sentido estricto: la cantidad de medicación que debo administrarme y las precauciones que tengo que tomar por los efectos (y riesgos) de la inmunosupresión hacen que no sea tan así. Será duro decirlo, pero es real. Al menos en esta etapa mía, es así (sigue). Leer el resto de esta entrada »

Posted in Donación de órganos, Reflexiones, Trasplante | Etiquetado: , , , , , , , | 49 Comments »

LA LUCHA DE SANDRO

Posted by Alejandro Marticorena en Jueves, 7 enero, 2010

Roberto Sánchez, más conocido como Sandro

Si bien nunca fui fanático de Sandro ni puse especial interés en sus canciones tengo que decir que fue alguien que siempre me cayó simpático. Me gusta cómo cantaba, creo que realmente tenía mucho talento y carisma como intérprete y logró crear un estilo fuertemente personal y, más importante aún, seductor.

Una seducción que, creo yo, irradiaba hacia todos: no sólo a las mujeres –sus “nenas”, como las llamaba– que lo siguieron desde principios de los ’60 (en 2003 cumplió 40 años con la música). Creo que el verdadero seductor, como lo era él, seduce también a sus pares; en este caso, hombres. No de la misma manera, claro: a los hombres nos genera una sensación que podría traducirse en “yo a este tipo lo tendría como amigo“, o “cómo me gustaría invitarlo a un asado“.

Sandro formó parte, de todas maneras, de mi infancia. Yo nací en marzo de 1965 (en ese año él cumplía 20) y tengo recuerdos setentistas, de verano y sábados por la tarde, estando en mi departamento del barrio porteño de Caballito y viendo películas del ciclo “Sábados de súper acción“, en Canal 13, creo, donde cada tanto, alternadas con alguna de “Palito” Ortega, Carlitos Balá o Luis Sandrini, daban alguna de él.

Sin embargo, la figura de Sandro no dejó de tener para mí, excepto por esas cuestiones que recién comenté, el sabor de lo lejano. Quizás (y en primer lugar) porque soy hombre; quizás (y en segundo) por una cuestión generacional, digamos que mi sensación con Sandro fue la de alguien que me caía bien, a quien respetaba, y de quien sabía positivamente que, me importara o no, era un ídolo, “status” ratificado a lo largo de más de 40 años de trayectoria con la música por la fidelidad a prueba de balas de sus “nenas” admiradoras, abanico de mujeres cuyos extremos deben andar a grosso modo entre los 50 y los 70 años de edad (y quizás más, seguramente). En síntesis, siempre tuve en relación con Sandro un vínculo marcado por la sensación de haber llegado (yo) fuera de tiempo y de sexo como para ser un admirador más (sigue). Leer el resto de esta entrada »

Posted in Donación de órganos, Historias y casos, Noticias, Reflexiones, Temas relacionados, Trasplante | Etiquetado: , , , , , , | 8 Comments »

TESTIMONIO DE UN TRASPLANTADO

Posted by Alejandro Marticorena en Lunes, 28 septiembre, 2009

Escalera de la entrada al Hospital Italiano de Buenos Aires sobre la calle Gascón

Escalera de la entrada al Hospital Italiano de Buenos Aires sobre la calle Gascón

Como muchas veces quienes estamos en lista de espera para trasplante perdemos la paciencia, nos bajoneamos, no vemos “el final del túnel” y por momentos sentimos que vamos a estar en diálisis siempre (aún cuando racionalmente sepamos que no será así), me pareció buena idea compartir con ustedes el testimonio de Eduardo Francisco Bogado, quien recientemente fue trasplantado en el Hospital Italiano (donde alguna vez seré trasplantado yo) hará más o menos un mes. Y, créanme, desborda alegría en un testimonio esperanzador y emocionante.

Díganme si no es bueno leerlo. Nos deja su e-mail, así que, quien quiera, a escribirle.

*************************************

“HOLA

AUNQUE NO LO CREAN HACE POCO HABIA ESCRITO COMO PACIENTE DE DIALISIS Y HOY TENGO EL LUJO DE HACERLO COMO TRASPLANTADO, HACE 22 DIAS QUE ME INTERVINIERON EN EL HTAL. ITALIANO DE BS. AS. Y POR SUERTE SALIO TODO BIEN, PARECE QUE EL VIERNES 18 YA ME MANDAN A MI CASA CON MI NUEVO RIÑON QUE ESTA FUNCIONANDO PERFECTAMENTE, SE LOS CUENTO PARA DARLES FUERZA Y PARA Q VEAN QUE LUCHANDO Y CUIDANDOSE SE PUEDE LLEGAR A LO DESEADO.

LA VERDAD NO FUE NADA FACIL ENTRAR EN LISTA NI QUE TE TOQUE DICHA OPERACION, AL PRINCIPIO SALIO TODO BIEN PERO DESPUES TUBE UNAS SERIES DE COMPLICACIONES COMO UN PEQUEÑO RECHAZO E INFECCION PERO SALI A DELANTE GRACIAS AL GRUPO DE MEDICOS DE ESTE HTAL ITALIANO. Leer el resto de esta entrada »

Posted in Donación de órganos, Historias y casos, Trasplante | Etiquetado: , , , | 10 Comments »

GALENO, OBRAS SOCIALES Y CÓMO ELUDIR OBLIGACIONES

Posted by Alejandro Marticorena en Sábado, 25 julio, 2009

Sede corporativa de Galeno en Puerto Madero, Buenos Aires

Sede corporativa de Galeno en Puerto Madero, Buenos Aires

Galeno, la prepaga, se promociona a sí misma en el sector institucional de su sitio web como “la empresa de salud más grande de la Argentina” y afirma que “desde esa posición asumimos el compromiso de brindar el más completo servicio, acompañado por la mayor responsabilidad médica y un sólido respaldo tecnológico“.

En el mismo sitio, donde hablan de su “misión”, afirman “queremos que tanto los asociados, como nuestros profesionales y nuestra gente se sientan orgullosos de pertenecer a Galeno“.

Y el broche de oro es esta frase: “porque amamos la profesión de curar y servir, siempre“.

El objetivo de una empresa, sea de salud o de lo que fuere, es ganar dinero. Es su razón de ser, y el sistema económico conocido como capitalismo funciona así.

El punto es que, en el sector de la salud –y particularmente, me parece, el de las prepagas– en numerosas ocasiones el objetivo de mantener y aumentar la rentabilidad de la empresa se da de patadas con los declamados objetivos de “amar” la “profesión de curar y servir“. Si una prepaga ve erosionados sus objetivos de rentabilidad de su año fiscal “por culpa” de tener que hacerse cargo de un tratamiento o intervención de uno de sus “asociados” (ésos que mes a mes pagan religiosamente sus cuotas) por un monto de cinco o seis dígitos, es casi natural, visto desde la estricta lógica empresarial, que la estrategia consista en buscar todas las formas posibles de no hacerse cargo del gasto, justamente porque es una empresa y su razón de ser es ganar dinero. Y todo lo que vaya a parar al renglón de “gastos” es mala palabra para los departamentos de finanzas, sobre todo si no estaban contemplados. Leer el resto de esta entrada »

Posted in Crónicas, Donación de órganos, Reflexiones, Temas relacionados, Trasplante | Etiquetado: , , , , , , , , , | 15 Comments »

SEGUÍ PARTICIPANDO

Posted by Alejandro Marticorena en Lunes, 23 febrero, 2009

Este año al parecer se viene “con tutti”. Ayer a la mañana me desperté a eso de las 11:30, fui al baño y, por esas cosas inexplicables que tiene la vida, inmediatamente se me ocurrió encender el celular. La pantalla mostraba un cartelito que decía “Nuevo mensaje de voz“. Me extrañó que alguien me llamara un domingo a la mañana. Lo primero que pensé es que sería una llamada equivocada.

No era equivocada. Era el doctor Walter Bonfanti, del Hospital Italiano de Buenos Aires, quien llamaba para informarme que estaba en operativo de trasplante.

La expresión “fue como un baldazo de agua helada” es lo que más se aproxima a la descripción de lo que sentí. Eso, y la más criolla “se me subieron los huevos a la garganta” creo que completa el panorama.

No es fácil recibir una noticia así a cinco minutos de despertarse. Recuerdo que la desperté a mi mujer y le hice escuchar el mensaje, a ver si escuchaba lo mismo que yo. La incredulidad a veces nos hace desconfiar de nuestros propios sentidos.

Y es que el día 13 (dos días después del llamado que comenté en el post anterior) recibí la carta del INCUCAI informándome que entraba en lista de espera para trasplante renal. Y ayer, 22 del mismo mes (o sea, apenas nueve días más tarde) viví el primer operativo de trasplante. Leer el resto de esta entrada »

Posted in Crónicas, Donación de órganos, Temas relacionados, Trasplante | Etiquetado: , , , , , | 12 Comments »

LA ESPERANZA

Posted by Alejandro Marticorena en Miércoles, 11 febrero, 2009

Es casi una ley que las buenas noticias llegan cuando uno menos lo imagina. Bueno, tengo que contarles que esta mañana, y para mi sorpresa, recibí el anuncio de que estoy entrando en lista de espera.

Serían cerca de las once y media de la mañana. Estaba en el remise, prácticamente llegando al Hospital Alemán para la diálisis de hoy, cuando recibí una llamada de mi mujer, Lucía, diciéndome que tenía que darme “una linda noticia“. Me contó que había llamado un médico del Hospital Italiano (Matías Trillini, del Servicio de Nefrología) para informarme que estoy “entrando en lista de espera” para trasplante renal.

El asombro fue grande. Y, como sucede con esas noticias “fuertes” que uno recibe, me costó un buen rato tomar conciencia de que era cierto. Recuerdo que al bajar del coche estaban, justo frente al centro de diálisis, tres compañeros tomando un café en la vereda del bar – heladería que hay allí y donde suelo ir a la salida de las sesiones en que mi traslado aún no llegó.

Eran Bernardo Larralde, Oscar Tucci y Noemí Pérez de Badía, (la Negra, como ella pide que le digan) que viajan juntos en el mismo auto. Me invitaron a tomar algo con ellos, ya que aún faltaban unos minutos para entrar. Pero no les conté nada, estaba como en shock. Leer el resto de esta entrada »

Posted in Temas relacionados | Etiquetado: , , , , , , | 19 Comments »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 126 seguidores