Diario de diálisis

Crónicas, reflexiones y sentimientos de un paciente que comenzó un tratamiento de diálisis

GALENO, OBRAS SOCIALES Y CÓMO ELUDIR OBLIGACIONES

Posted by Alejandro Marticorena en Sábado, 25 julio, 2009

Sede corporativa de Galeno en Puerto Madero, Buenos Aires

Sede corporativa de Galeno en Puerto Madero, Buenos Aires

Galeno, la prepaga, se promociona a sí misma en el sector institucional de su sitio web como “la empresa de salud más grande de la Argentina” y afirma que “desde esa posición asumimos el compromiso de brindar el más completo servicio, acompañado por la mayor responsabilidad médica y un sólido respaldo tecnológico“.

En el mismo sitio, donde hablan de su “misión”, afirman “queremos que tanto los asociados, como nuestros profesionales y nuestra gente se sientan orgullosos de pertenecer a Galeno“.

Y el broche de oro es esta frase: “porque amamos la profesión de curar y servir, siempre“.

El objetivo de una empresa, sea de salud o de lo que fuere, es ganar dinero. Es su razón de ser, y el sistema económico conocido como capitalismo funciona así.

El punto es que, en el sector de la salud –y particularmente, me parece, el de las prepagas– en numerosas ocasiones el objetivo de mantener y aumentar la rentabilidad de la empresa se da de patadas con los declamados objetivos de “amar” la “profesión de curar y servir“. Si una prepaga ve erosionados sus objetivos de rentabilidad de su año fiscal “por culpa” de tener que hacerse cargo de un tratamiento o intervención de uno de sus “asociados” (ésos que mes a mes pagan religiosamente sus cuotas) por un monto de cinco o seis dígitos, es casi natural, visto desde la estricta lógica empresarial, que la estrategia consista en buscar todas las formas posibles de no hacerse cargo del gasto, justamente porque es una empresa y su razón de ser es ganar dinero. Y todo lo que vaya a parar al renglón de “gastos” es mala palabra para los departamentos de finanzas, sobre todo si no estaban contemplados.

Caricatura de Michael Moore

Caricatura de Michael Moore

Nos gustará o no que las cosas funcionen así, pero al menos en la Argentina (y en muchos países) es así. De hecho, hay países donde es mucho peor. El sistema de salud de los alabados Estados Unidos de Norteamérica, por ejemplo, deja librados a su suerte y completamente desprotegidos a decenas de miles de norteamericanos por la sencilla razón de que no tienen cómo pagar lo que ellos denominan “seguro de salud”. Una situación que se plantea con claridad meridiana y con una crudeza indignante en el documental de Michael Moore, “Sicko“.

Digamos que en la Argentina tenemos la “suerte” de que si nos quedamos sin trabajo y no podemos aportar a una prepaga, aún podremos contar con la atención sanitaria básica por parte del sistema público hospitalario. Y sin bien, pese a todo, la calidad médica goza de muy buena fama en los hospitales públicos argentinos, mejor no entremos en detalles acerca de la calidad edilicia y de los insumos básicos necesarios para el funcionamiento de esas instituciones.

Cosa de hijos de puta

Ahora bien, el caso que quiero contar creo que no tiene tanto que ver con la protección de los márgenes de rentabilidad de Galeno, sino con actitudes y decisiones absolutamente opuestas al edulcorado y romántico objetivo que esa prepaga declama en su sitio web sobre que “amamos la profesión de curar y servir, siempre“. Actitudes rayanas o en la idiotez… o en decisiones de hijos de puta, que sería peor.

¿Fuerte que lo diga así? Les cuento.

Desconozco por qué motivo (pero ya lo averiguaré) yo tengo una obra social, que se llama “Acción Social de Empresarios“, ASE, que es la que nos dan en Telefónica de Argentina, donde trabajo. Pero a la vez, tengo una prepaga, Galeno. Es como que cada una se divide el tipo de coberturas que darán. Por eso, cuando quise comenzar con los estudios para entrar en lista de espera, en Galeno me respondieron que “nos hacemos cargo de las prácticas nomencladas en el Plan Médico Obligatorio (PMO), y los trasplantes no están contemplados allí“, y por ese motivo debí recurrir a ASE, quien –también luego de un tironeo que relaté acá– accedió a cubrirme los costos del trasplante, cuando se realice, en el Hospital Italiano de Buenos Aires.

El 22 de febrero último –a tan sólo 9 días de haber entrado en lista de espera– me llamaron para un operativo, cuestión que relaté con detalle en este post.

Por lógica, tuve que ir al Italiano porque es donde me trasplantarán. Era domingo, y el médico que me llamó me dijo que entrara por guardia. Me hicieron un par de exámenes prequirúrgicos (un par de placas radiográficas y una extracción de sangre) y luego me dializaron por una hora y media, hasta que se supo que no me trasplantarían a mí sino a la señora que estaba al lado mío.

Estatua de Galeno, médico griego

Estatua de Galeno, médico griego

Como a los 20 días de eso, recibo la llamada de un tal Nicolás Sarubbi, empleado de la Central de Emergencias del Hospital Italiano, quien me reclamaba el pago de esos exámenes prequirúrgicos “por no estar incluidos dentro del módulo de trasplante cubierto por ASE“. Y me pedía que abonara la suma (“son menos de 300 pesos“, me dijo; algo menos de 100 dólares)  porque tenía que “resolver el tema pronto: yo te sugiero que pagues y después le reclames a Galeno o a ASE el reintegro“.

Mi primera respuesta fue de incredulidad. “Yo no te puedo creer que el Hospital Italiano de Buenos Aires no tenga otra opción para reclamar un pago que llamar a la persona que está esperando un trasplante“, le dije. “Lo que pasa es que nadie me responde ni los llamados ni los faxes. Ni en ASE ni en Galeno“, me respondió. “Bueno, pero yo no pienso pagar sin saber si después me van a reintegrar el dinero, y además no corresponde que yo pague eso“, contesté.

¿Cómo se resolvió el asunto? No se resolvió todavía. Tuve que dedicar una mañana en ir personalmente a verlo a este muchacho Sarubbi, que me entregara el listado de exámenes por cuyo pago reclaman, e ir hasta Galeno, explicar el tema a una empleada con gesto avinagrado, quien fotocopió la hoja que llevé y dijo que el caso “sería analizado por el auditor médico” de Galeno. Un par de días previos a eso, llamé a ASE para ver qué me decían sobre el tema. Me dijeron que la prepaga era la que debería hacerse cargo del costo de esos exámenes porque no estaban contemplados en el módulo de trasplante, el conjunto de prácticas médicas necesarias para el trasplante cuyo costo me cubrirán ellos. Y que, si la respuesta de la prepaga era por la negativa, que me lo dieran por escrito.

Un mes después, Galeno no había respondido nada. Los llamados de este Sarubbi llegaban, puntualmente, cada lunes a la mañana, hasta que me cansé y volví a Galeno para reclamar por el asunto. Hablé con otra empleada (bastante más amable y dulce que la anterior), y tuve que repetir todo lo que había hecho la primera vez. Hizo exactamente lo mismo que la otra empleada (fotocopió el papel y me habló del auditor médico), excepto por esto: me dio su nombre y su teléfono. Obviamente, lo primero que hice fue escribirle al amigo Sarubbi a su e-mail pidiéndole que a partir de ahora se maneje con la chica de Galeno. Metamensaje: “no me jodás más porque bastante hice haciéndome cargo de parte de tu trabajo“.

El jueves me llamó la empleada de Galeno para decirme que “el auditor médico  resolvió que a nosotros no nos corresponde hacernos cargo del pago de esas prácticas porque deberían haber sido hechas en un centro de cartilla“. Es decir, en una institución con la que “la empresa de salud más grande de la Argentina” tuviera acuerdo comercial, cosa que no sucede con el Hospital Italiano.

Lo primero que le pregunté a la empleada fue si ella comprendía lo absurdo de la respuesta de ese pelotudo con carnet que se hace llamar “auditor médico”. No se lo dije con esas palabras, claro. “Yo fui al Italiano no porque se me cantó sino porque estaba en operativo de trasplante y ellos me pidieron que fuera allí porque el trasplante se efectuaría ahí. ¿Se entiende que un operativo de trasplante exige que las cosas se hagan con cierta urgencia y que yo no podía ni debía correr riesgos perdiendo tiempo en ir a ‘un centro de cartilla’ sólo porque a Galeno le conviene?” le dije.

Me dijo que me entendía, que yo estaba en lo cierto… pero que la respuesta del auditor era ésa. Como decimos en la Argentina “tiene razón pero marche preso”. Le pedí entonces que necesitaba que me dieran la respuesta por escrito porque así me lo pidieron en ASE… pero me contestó “Galeno no da respuestas por escrito“.

Más allá de que en todo momento comprendí que estaba hablando con una mera empleada que está ahí porque cobra un sueldo, me indignó el tono con que me lo dijo. Perdiendo los estribos le dije “tengo tu nombre y tu número de teléfono, y cuando mi abogada tome el caso vamos a ver si no hacés algo para que me respondan por escrito. ¿De qué tienen miedo si dan respuestas por escrito? Pareciera que están admitiendo que están obrando mal. ¿Ustedes son conscientes de que están procediendo de forma ilegal? ¿Son conscientes de que están obstaculizando un trasplante para un paciente que está en lista de espera?“.

Obviamente, la respuesta fue la clásica para las que deben entrenar a los empleados de las prepagas: “yo simplemente le estoy trasmitiendo la respuesta que me dio el auditor médico, señor, no soy la persona que toma las decisiones“.

Inmediatamente después de eso me comuniqué con ASE y hablé con Liliana, persona que se ocupa del tema trasplantes en esa obra social. Me prometió que hablaría con el gerente médico de ASE para plantearle el caso. Por supuesto, coincidió conmigo en que –como le dije– “acá debe tratarse de algo análogo a lo que los abogados llaman ‘vacío legal’, tiene pinta de ser algo más administrativo que financiero“.

Me extrañaría que ASE o Galeno quieran simplemente zafar de hacerse cargo de 300 pesos.

Algunas conclusiones

El caso que les conté es un “botón de muestra” de lo que a veces ocurre en el sistema de salud argentino. Un Hospital privado con más de 150 años de trayectoria en el país (el Hospital Italiano), recurriendo nada menos que al paciente para que éste se ocupe de conseguir que quien corresponda cubra los costos de unos análisis prequirúrgicos de un operativo de trasplante. Reitero: un operativo de trasplante. No estamos hablando de una gripe o un dolor de muelas.

Una obra social (ASE) y una prepaga (Galeno) tirándose la pelota mutuamente y diciendo que la otra parte es la que debe hacerse cargo del sideral gasto de 300 pesos. ASE, escudándose en que esos exámenes no están contemplados en el módulo de trasplante, y Galeno, escudándose en que el Hospital Italiano no es un centro asistencial “de cartilla”, esto es, aquellas instituciones con las que firmó acuerdo para las prestaciones médicas de sus “asociados”.

Por el lado de ASE, no es el primer intento que les veo hacer para evadirse de sus obligaciones (léase ahorrar). Más arriba linkeé el post donde cuento cómo, gracias a una carta común redactada por mi abogada, logré que me ofrecieran el Hospital Italiano para trasplantarme, ya que antes habían recurrido a la maniobra de pedirme que les lleve tres presupuestos de trasplante, pero con el detalle de que uno de ellos, obligatoriamente, debía ser de un hospital público. Me aclararon que ellos me cubrirían el presupuesto más barato, y que si yo elegía un centro más “caro”, la diferencia debía ponerla yo. Por supuesto, el presupuesto más barato es siempre el de los hospitales públicos, con lo que la artimaña busca proteger la rentabilidad de la obra social por sobre las pautas que establece una Ley Nacional.

Por otra parte, me parece absurdo e incomprensible que ASE cubra un módulo de trasplante en el que no están contemplados los análisis prequirúrgicos. Siempre, antes de una intervención quirúrgica (y máxime tratándose de un trasplante) hay análisis que hay que hacer, porque de eso puede depender nada menos que la vida del paciente luego de la operación.

Y con respecto a Galeno… qué puedo decir. Que la respuesta que me transmitieron telefónicamente está pensada por un idiota que, si es médico, no está haciendo más que traicionar su profesión primero y el Juramento Hipocrático después. Y que lo único que busca es anotarse puntos para cobrar el “bonus” (premio) de fin de año por el dinero que le habrá hecho ahorrar a Galeno, esa empresa que dice amar “la profesión de curar y servir, siempre“.

Y, en medio de todo esto, el “asociado”, tan acariciado por las prepagas y las obras sociales con discursos bonitos en folletos, sitios web y cartas a domicilio cuando se trata de promocionarse, vender y cobrar, pero tan olvidado a la hora de poner “las pelotas sobre la mesa”, como decimos en la Argentina, cuando uno espera que respondan con la misma regularidad con la que uno paga.

Veremos cómo sigue este caso, pero algo me dice que tendré que llamar otra vez a mi abogada.

About these ads

15 comentarios to “GALENO, OBRAS SOCIALES Y CÓMO ELUDIR OBLIGACIONES”

  1. mauli said

    Ale:
    creo que la razón por la cual ASE te cubre el transplante –y Galeno no–, es porque ASE es una obra social (como OSDE, aunque también funcione como prepago) y estás en ella porque allí van tus aportes laborales y los de tu empleador.
    Las obras sociales son beneficiadas con fondos de la Administración de Programas Especiales (APE). Ese organismo, que ahora gerencia un hombre de Moyano después de haber peleado a muerte por ello con la ex ministra Ocaña y con el nuevo ministro Manzur,recibe una cantidad de plata (un porcentaje de lo recaudado que no recuerdo ahora) de las obras sociales, para constituir un fondo de reserva.
    Desde dicho fondo les gira luego dinero a las obras sociales sindicales cuando presentan los gastos por las enfermedades de alto impacto y baja incidencia, como los transplantes, y por tratamientos especiales en gente con certificado de discapacidad, etc. Administrar esa caja y decir a quién va cada mes qué monto es algo que le interesa a Moyano por razones obvias.
    ASE recibirá de ese fondo, entonces, los gastos por tu transplante. O sea que tu obra social recibe un reintegro.
    No sé si tenés certificado de discapacidad por tu enfermedad. Si no es así, tramitalo de manera urgente. Ello obligará tanto a Galeno como a ASE a cubrir al 100% todos los gastos médicos derivados del tratamiento de esa patología. Ambos estárán obligados a hacerlo entonces, sea obra social o prepago.
    Suerte!!!

    • Hola, Mauli, ¿cómo estás? Algo me dice que te tengo visto/a de Twitter, ¿puede ser? Te agradezco mucho la info, es muy útil y explica muchas cosas. Respecto del certificado de discapacidad, se me venció hace poco y tenía turno para renovarlo en el Hospital Pena hoy pero no pude ir porque no me sentía bien. Teóricamente, en breve lo tendré de nuevo.

      Muchas gracias por el comentario.

      Alejandro Marticorena.

  2. mauli said

    Cuando escribí el comentario anterior tenía en mente la idea de que sólo las obras sociales están obligadas a cubrir transplantes y por eso te aclaraba que ASE lo era.
    Pero me quedé pensando, luego, que esta obligación alcanza también a los prepagos.
    Busqué, entonces en el PMOE (Programa Médico Obligatorio de Emergencia), que es el conjunto de prestaciones en salud que toda obra social o prepago deben brindar (sí o sí, porque es una ley) y allí figura, como cirugía cubierta el código “100106, transplante renal”.
    Es decir, que tanto ASE como Galeno están legalmente obligados, aunque tienen el derecho de elegir con qué prestadores. De ninguna manera es requisito, para esas cosas, que el asociado lleve los presupuestos. Ellos deben decir con quién, dónde y cuándo y vos verás si aceptás o no.
    Estimo que no necesitás, para ello, el certificado de discapacidad. Pero, de todos modos, quizá sea bueno que lo tengas.

    • Bueno, algo te respondí ya sobre el certificado de discapacidad. Pero cuando pasan estas cosas es cuando pienso en qué bueno sería armar una asociación de pacientes en diálisis aquí. Que yo sepa, hay una “Asociación Solidaria para Insuficientes Renales”, ASIR, pero creo que simplemente hacen lo que pueden, y además es bastante más genérica: mi idea es, alguna vez, poder armar una Asociación Civil (entiendo que la figura es ésa) destinada a proteger los derechos del paciente en diálisis. Creo que hay un laburo monumental por hacer en este sentido…

      Gracias por la info, otra vez.

      Alejandro.

  3. Angel said

    Hola
    cuando veo los problemas que estás pasando, doy gracias a Dios por el sistema sanitario español. Es cierto que tiene muchas deficiencias, que las listas son largas, que las condiciones algunas veces no son las ideales… pero no tenemos esos problemas.

    Como siempre, animo a la gente a unirse y luchar contra esas situaciones injustas.

    Saludos

    • ¿Viste, Ángel? Siempre hay alguien que está peor. Y en esto no tenemos que irnos hasta los países del África para imaginar cómo serán los sistemas de salud; en este mismo blog un médico peruano, Fernando Vasquez, trazaba un panorama de la situación en el Perú.

      Pero más allá de eso, sí es cierto que hay mucho por hacer en muchos lugares…

      Un fuerte abrazo,

      Alejandro.

  4. Luis Alberto Reyna said

    Lamentablemente tenemos que caer en los abogados que -amén de los que nos cobran – no trabajan gratis. En el IOSPER pasa lo mismo. No te cubren nada y tenés que pagar el coseguro tanto de estudios pre-trasplante como el trasplante. Eso se ha modificado en estos últimos años, Menem lo hizo, con las prepagas destruyó el sistema de salud pública y ahora estamos en forma comparativa, más cerca de los EEUU, que el sistema que alguna vez tuvimos y era más cercano a Canadá, Inglaterra o Francia.
    Yo tuve que poner un abogado para obligar a mi obra social a importar el Cinacalcet, un medicamento que debo tomar sí o sí, sino corro riesgo de quedar inválido. Y encima por problemas con el acceso vascular en el último año, no puedo hacerme la paratiroidectomía por esa causa.
    Encima me piden un montón de cosas como firmar una declaración jurada y especificar el importador del medicamento. Eso no es trabajo ni de los médicos ni mio. También estoy en medio de un meollo y estamos viendo como se resuelve. Gracias a la fortuna de la vida, una amiga mia tiene una prima que vive en los EEUU desde hace más de 20 años y es médica nefróloga. Ella me consiguió muestras gratis y ya comencé el tratamiento. Pero no tengo tanta cantidad y voy a necesitar que el IOSPER sí o sí me brinde el medicamento.
    Lo que veo es que a nadie le importa nada de la salud pública. Y en especial a los políticos y legisladores, que en vez de legislar para la gente, legislan para las corporaciones médicas.
    Esto es un negocio, un curro. Como el estudio que me tuve que hacer para ver “cuántas glándulas tengo hiperatrofiadas realmente porque la ecografia sólo detectó dos”.
    El estudio fue tan al pedo como la ecografia. Me contaba esta nefróloga que con los análisis te das cuenta que está hiperatrofiada, que en los EEUU no se hacen estos estudios y que el médico cirujano abre y sabe que hacer. Tal como me contaba el cirujano, ellos abren, cuentan la cantidad de glándulas y en base a eso toman la decisión de cuál es la mejor estrategia. El estudio “al pedo” me costó $45 la orden, pero el líquido que me inyectaban (y que no contemplaba la “orden”) costó $650.
    Todavía me duele de sólo pensarlo y no te imaginás cuánto me duele en el bolsillo!!!

    • Hola Luis Alberto. Soy Jorge Carayani, Tambien soy Entrerriano Trasplantado cardiaco. Nosotros los Pacientes Entrerrianos debemos exigir que se reglamente la Ley de discapaciad que recientemente fue promulgada, y de esa manera el IOSPER debera cumplir con la lEy 24.901 donde esta contemplada la discapacidad Visceral.
      Un Abrazo.

  5. Jazmin said

    Los de galeno son reverendos hijos de puta! perdon por el lenguaje pero no ameritan menos, yo tengo un hijo de 8 meses con insufiencia renal cronica, que entre todos los tratamientos que necesita estan unas sesiones de terapia ocupacional…Yo estuve 6 meses para conseguir que le autoricen las sesiones. Termine hablando con el supervisor de todos los imbeciles que ponen la cara en los centros de galeno y recien ahi lo consegui.
    No me imagino la que voy a pasar cuando necesite un transplante!!! Justo tengo ASE y galeno asique ya se que primero tengo que ir a un abogado y despues a ellos.
    Muy bueno el post. Saludos!

    • gonzalo said

      alejandro.

      yo realice todos mis estudios en el hospital italiano, tengo una pre paga, la cual pago en forma particular accord salud y la misma depende de UNION PERSONAL. El trasplante forma parte del PMO por lo que lo cubre UP, todas las parcticas que estaban fuera del modulo, carta medinate mia y orden de la dra. Imperiali fueron a la larga cubiertas por Union Personal. De hecho no tenian acuerdo con Fresenius y con carta de medicos del hospital me estoy dializando en el centro FMC DE hOSPITAL iTALIANO. eL JUEVES 27.08 EL QUE VIENE ME TRASPLANO LUEGO LES CUENTO COMO ME FUE

  6. Hola Alejandro. Soy Paciente Trasplantado cardiaco, desde el año 1994 y lo relatado y sucedido en tus comentarios sobre la situacion de las Obras Sociales y prepagas por mi propia experiencia se debe a la ignorancia de NOSOTROS los pacientes sobre nuestros derechos.
    Comparto contigo que debemos seguir creciendo y uniendonos ya que existen muchos estamentos a los cuales recurrir, por lo que me sumo a difundir los derechos. de los pacientes tanto en lista de espera como para quienes estan en sufriendo e ignoran por desconociemiento y falta de accion del estado.
    Atte. Jorge Carayani

  7. Osvaldo said

    Estimados sres. y sras.Mi nombre es Osvaldo, de 63 años,hasta hace cuatro meses “un tipo muy sano” la única preocupación que tenía desde hace 4 años, era hipertensión.No tenía obra social, me atendía una cardióloga del “SISTEMA DE SALUD DEL GOBIERNO DE LA CIUDAD DE Bs. As.en consultorio particular con unos honorarios de $ 8 la consulta. Durante éstos 4 años lo único que hizo es cambiarme cada 90 días las droga para bajar la persión que daban resultado una semana y luego volvía a 18 ó 17 de máxima. Cada 5 ó 6 meses me indicaba análisis de sangre y orina, y para ella estaba todo bien.Hasta que un día me dijo

  8. osvaldo said

    Estimados lectores, desearía comunicarme con alguna persona que realise DIÁLISIS PERITONEAL – La que se hace en casa durante la noche mientras dormis. Yo rodavía no empezé, la vengo luchando desde hace 5 meses, y por ahora zafo, pero creo que no por mucho tiempo más. Por lo tanto de acuerdo a las explicaciones de mi NEFRÓLOGO creo que es la que te dá un mejor nivel de vida. Es por eso que quisiera saber que alguna persona que se encuentre en la misma situación me aclare un poco los pro y los contras de dicho tratamiento.En otra oportunidad pasaré a contarles el motivo por el cual me hicieron llegar a ésto. Pero les cuento brevemente, (por los comentarios que leí)que tengo la suerte de estar en OSECAC, y creánme que el servicio y atención que me brindan de es ARGENTINA AÑO VERDE – ESPECTACULAR – Saludos y espero que algún dializado con pritoneal, me cuente algo. Atte. Osvaldo

  9. [...] el Hospital Italiano porque no tiene acuerdo comercial. He aquí la paradoja, que padecí también en este caso que cuento acá, y que muestra uno de los tantos absurdos del sistema de salud [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 129 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: